Hubs tecnológicos en Argentina: cómo funcionan y qué desafíos tienen las empresas del "conocimiento"


n los últimos años el vertiginoso ritmo de los avances tecnológicos reconfiguró drásticamente el mapa del sistema económico mundial. En la actualidad, el término ´hubs´ está de moda en todo el mundo. ¿Por qué? porque, además de comenzar ser parte de las políticas de Estado en los países, las empresas capitalizaron este boom de innovación y hoy forma parte de la columna vertebral de sus negocios. En la Argentina esto no es indistinto y día a día se observa una creciente tendencia que además de generar puestos de trabajo tiene una veta importante for export. Sí habría que definir la receta para entender el desarrollo óptimo de los hubs tecnológicos estaría compuesta por participación pública y privada, educación, talento y capital.  Desde el Distrito Tecnológico de Capital Federal hasta el Córdoba Technology Cluster, pasando por Tandil y las mismas empresas abarcan cada vez más este terreno, los desarrollan y convierten en la piedra angular de sus finanzas. Las principales usinas de los hubs tecnológicos en el país son las empresas. La compañía de delivery latinoamericana Rappi es un caso testigo del desarrollo en la Argentina. A poco más de un año de su desembarco, ya poseen su propio hub en dónde trabajan más de 100 empleados en Argentina. Desde su oficina principal en Las Cañitas coordinan a diferentes jóvenes profesionales que están radicados en Tandil, Mar del Plata, Córdoba y Tucumán. "En un año desde que comenzamos, la empresa cuadruplicó su valor y se transformó en Unicornio: el impacto que se generó es muy grande. Hacer y mantener la app de Rappi para Latinoamérica (con el soporte del hub de Colombia) es todo un desafío”, sostiene Emiliano Arango, vicepresidente de Ingeniería de la empresa. Además resalta el expertise internacional del equipo de ingenieros que trabaja para este hub. 

En Werpi, la plataforma colaborativa que permite planificar, reservar y pre comprar el estacionamiento en el país, también poseen un hub de movilidad de profesionales. "Decidimos integrarnos a varios partners, como Ticketek, Banco Patagonia, entre otros, generamos una masa de usuarios más grande y más activa, que nos impulsa a desarrollar aún más el soporte tecnológico. Confiamos en que la economía se estabilice y nos acompañe a futuro", explicó Guillermo Narducci, cocreador de la firma junto a Federico Sánchez. “Antes llamados ecosistemas de valor, hoy los hubs tecnológicos están muy de moda. Hoy, diría, casi todos los políticos tienen en su mente esto ya que de otra forma no podrían retener el talento nativo.  Y esto no ocurre solo en Buenos Aires, sino también en lugares como Recife (Brasil), San Pablo, Medellín (Colombia), Bogotá, Ciudad de México (México). Toda Latinoamérica está muy fuerte en lo que implica dar el caldo de cultivo para que se desarrollen emprendimientos los emprendimientos de impacto mundial”, explicó en diálogo con Perfil.com Aníbal Carmona, presidente de la Cámara de la Industria Argentina del Software (CESSI). Para Carmona, titular de Unitech Argentina, los hubs tecnológicos “son la incubación del talento” para que transforme en conocimiento y que a su vez en valor de productividad para las empresas y una mejor calidad de vida para los ciudadanos. A nivel nacional, según datos de la Cámara, ciudades como Córdoba (capital), Río Cuarto, Junín, Mar del Plata, San Luis y Tandil figuran a la vanguardia en la concepción y desarrollo de hubs. Solo por dar un ejemplo, en Tandil, que tiene 120 mil habitantes posee la mayor cantidad de concentración de empresas de software por habitante en todo el país. Carmona explica que el sueño de la Cámara es “tener 3200 municipios convertidos en hubs tecnológicos”. El paradigma académico A contramano de lo que pueda pensarse, países pequeños pueden liderar este tipo de desarrollos de I+D+I (Investigación, desarrollo e innovación) gracias a la inversión que obtienen tanto pública como privada. Singapur, Corea del Sur o Suecia están a la cabeza de este tipo de desarrollos. Sin embargo, cabe destacar que un paso previo a la creación de hubs tecnológicos está el ámbito académico como semillero y base de la que se nutrirán las empresas del sector.  Para el ingeniero Sebastián Mur, decano de la escuela de Postgrado del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA) es clave la inquietud de los alumnos: “Hay muchas empresas que están ofreciendo espacio para desenvolverse y calmar las inquietudes que tienen. Hay muchas que les dan ese espacio y muchas que no. Nosotros creemos que tenemos ese desafío de guiarlos hacia las que sí”, explica. 

Desde el 2018 en el ITBA poseen un hub tecnológico muy importante enfocado en la impresión 3D. “Tenemos el más importante de América Latina”, detalla Mur. El @22 en el horizonte Poco más de once años tiene el Distrito Tecnológico en la Ciudad de Buenos Aires, ubicado en Parque Patricios. Allí funcionan unas 327 empresas que, tras una inversión de 400 millones de dólares durante estos años, albergan a 13 mil trabajadores que llegan allí todos los días. Con el próximo desembarco de los headquarters de Accenture (fines de marzo), llegarán unas 17 mil. Juan Manuel Seco, director general de Distritos Económicos de la Ciudad, perteneciente al ministerio de Economía y Finanzas, le explica a Perfil.com que además de brindarle diferentes beneficios fiscales a las empresas, “nos dedicamos a fomentar la relación entre el sector privado y los emprendedores. La próxima etapa de los distritos estarán enfocados en que se formen emprendedores asociados a la cadena de valor de estas empresas”. 

El masterplan del polo tecnológico se basó en fomentar la industria de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) por medio variados incentivos impositivos. Ahora la apuesta, además de interrelacionar a las empresas con el Estado y con las universidades, radica en conectar a las firmas. “Tenemos un board de innovación, para ver hacia dónde debe ir el distrito, con qué otros clusters del mundo hay que conectarse, qué tipo de empresas deberíamos llevar. Fomentamos mucho la asociatividad y el networking”, explica Seco. Cómo horizonte -dice- que se inspiraron en @22 de Barcelona. “Es un cluster igual que el nuestro, donde combinan población tradicional, un barrio tradicional, turistas y empresas”.

Mira la nota original acá